miércoles, 21 de diciembre de 2016

Proyecto 29: 21 de diciembre de 2016

Anticipándome a una posible catástrofe personal con la llegada de mis 30 años, he decidido sobre las cosas que necesito tener en 2017 para hacer mi transición más llevadera. En parte para tener orden y por otro lado para no perder el objetivo de lo que quiero conseguir; me doy cuenta que soy como la mayoría de las personas: ven un poco de luz y olvidan la razón principal. Como esos enfermos que les mandan tratamientos de 7 días y dejan de tomarlo al tercero ‘porque ya se sienten mejor’.

                Esa sensación de satisfacción inmediata puede ser MUY engañosa, al menos para mí: me distrae y me impide ver las cosas con la claridad que quisiera. Es por eso que necesito armarme de algunas cosas para no dejar que esa satisfacción me ofusque:

-Una agenda. Pareceré del milenio pasado (que de hecho lo soy) pero el plasmar en papel todo lo que tengo que hacer me funciona bastante bien, incluso más que tener un teléfono o anotar mis pendientes de manera electrónica. Me permite tener a la mano y me da la posibilidad de hacer cambios al momento, que esto ayuda mucho cuando se sufre el peor temor de la gente hoy día: no tener batería en el teléfono o una buena conexión a internet.

-Un calendario de pared. Fue mi aliado en este 2016 y el año siguiente no será la excepción. El tener claro lo que estoy haciendo hoy y lo que quiero hacer mañana me ayuda a no perder el hilo. Adicional, claro está, a la fuerza de voluntad para realizar las cosas.

-Una alcancía. Adopté este año la idea de guardar moneditas de $10 pesos en una alcancía y sorpresivamente la alcancía está más del 80% llena, lo cual es un logro hasta para mí. Decidí que para gastos pequeños o simplemente darme un gusto, tengo que crearme una buena cultura del ahorro. Y sí, nunca es tarde para empezar.

-Colores y cuadernos. Tenerlos siempre a la mano para que no se me vaya ningún momento de inspiración, y los colores pues simplemente para alegrar un poco mis días.

-Terapia. Llevo meses y tal vez años tirando en saco roto el ser constante en alguna terapia o grupo de apoyo. Es algo que debo proponerme y sobre todo cumplirlo; con lo bien que me hace platicar sobre lo que me preocupa con los demás, quizá mi mayor miedo sea volverme dependiente a la terapia, lo cual espero no suceda.

                Adicional a esto, necesito hacer la limpieza general de mi cuarto para quitar lo que no necesite o no utilice y dar espacio a lo demás. Siempre me ha gustado saber qué se siente viajar ligero y no sólo en la parte de las cosas físicas, sino en la parte emocional.


                ¿Alguna otra cosa que me haya faltado o que te ayude a ti a no perder de vista tus metas?

                Aprovecho para agradecer el escucharme durante este 2016 y que el próximo año venga lleno de buena vibra!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario