domingo, 17 de diciembre de 2017

¿Qué me dejó el 2017?

Y hé aquí una lista de lo que me dejó el 2017:

-Tres décadas de existencia.
-Cicatrices de guerra, las cuales ya se convirtieron en nuevas historias que contar.
-Fue más gente la se fue que la que llegó.
-Experiencias de viaje fuera del país.
-La importancia de quererse a uno mismo por sobre todo.
-Aprendizajes laborales y desafíos.
-Deseos cumplidos y nuevos proyectos.
-Darme cuenta que puedo ser un cabrón y un patán.
-Rabia de saber que existe gente más cabrona y más patán que yo.
-Decir las cosas directas.
-Que mi corazón de pollo me trae problemas, pero también me brinda oportunidades.
-La esperanza de saber que hay calma después de la tormenta.
-El poder de la PACIENCIA.
-Nostalgia de no terminar el año como lo comencé, ni con quién lo comencé.
-Alegría de no terminar el año como lo comencé, ni con quién lo comencé.
-Achaques de la edad.
-Valorar cada oportunidad; nada es para siempre.
-El poder de la familia.
-La necesidad de volar, de romper moldes.
-Urgencia de abandonar mi zona de confort.
-Odiar los juicios y los prejuicios.
-Agradecimiento por tener un círculo de verdaderos amigos.
-Muchas decepciones.
-Nueva música.

¿A ti qué te dejó el 2017? ¿Qué planes tienes para el 2018?

Aprovecho la ocasión para desearles que pasen unas felices fiestas y lo mejor para este nuevo ciclo que comienzan.

Un abrazo fuerte.

Leonardo.

domingo, 4 de junio de 2017

Proyecto 29: 4 de junio de 2017

Hola, siendo este mi primer post de 2017 valdría la pena poner un poquito el panorama de cómo ha sido esta primera mitad del año para mí.
     En el trabajo ya cumplí un año en Volaris y cada día las cosas parecen complicarse más: no aguanto a mi supervisor y tengo a un gerente de lo más machista. No recibo apoyo de mis superiores y me vuelvo loco con tanto estrés. La verdad de haber sabido que me iba a cambiar a algo peor ni me hubiera cambiado, pero bueno, fuera de todo esto he ido aprendiendo a definir las cosas que quiero y no quiero en el ámbito profesional. Mi intención es renunciar en agosto, tenga o no una nueva oferta. De momento es seguir aguantando vara.
     En la parte personal estoy pasando por otra (sí, otra) de mis crisis existenciales, conjunto de todos los problemas que me agobian: el trabajo, el poco dinero, mi autoestima y la falta de actividad física. Para mi suerte ya estoy acudiendo a terapia, que me apoye a poner en orden todo lo que me está fallando. La verdad me gustaría empezar mi tercera década de vida con una buena estabilidad emocional, y paso a paso ir resolviendo todo.
     Todo con Joaquín marcha muy bien, con sus altas y bajas pero aprendiendo mucho de cada uno. La verdad él ha sido mi apoyo en estos momentos difíciles a pesar que él tiene sus propios problemas, agradezco mucho que esté a mi lado y a seguir construyendo esta gran historia juntos.
     En la parte de la condición física tengo un gran tache: estoy a dos de dejar el running, cuestionándome si realmente me ha traído beneficios y del ejercicio ni se diga. Tuve que cancelar el gimnasio por falta de dinero, esperando retomarlo próximamente.
     Ya por último, no todo es malo: la verdad tengo un par de proyectos que quiero empezar a trabajar y que espero se cumplan. Espero la próxima entrada de este blog/diario sea con mejores noticias. De igual manera espero escribir más seguido, que dejar seis meses sin escribir es un tormento.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Proyecto 29: 21 de diciembre de 2016

Anticipándome a una posible catástrofe personal con la llegada de mis 30 años, he decidido sobre las cosas que necesito tener en 2017 para hacer mi transición más llevadera. En parte para tener orden y por otro lado para no perder el objetivo de lo que quiero conseguir; me doy cuenta que soy como la mayoría de las personas: ven un poco de luz y olvidan la razón principal. Como esos enfermos que les mandan tratamientos de 7 días y dejan de tomarlo al tercero ‘porque ya se sienten mejor’.

                Esa sensación de satisfacción inmediata puede ser MUY engañosa, al menos para mí: me distrae y me impide ver las cosas con la claridad que quisiera. Es por eso que necesito armarme de algunas cosas para no dejar que esa satisfacción me ofusque:

-Una agenda. Pareceré del milenio pasado (que de hecho lo soy) pero el plasmar en papel todo lo que tengo que hacer me funciona bastante bien, incluso más que tener un teléfono o anotar mis pendientes de manera electrónica. Me permite tener a la mano y me da la posibilidad de hacer cambios al momento, que esto ayuda mucho cuando se sufre el peor temor de la gente hoy día: no tener batería en el teléfono o una buena conexión a internet.

-Un calendario de pared. Fue mi aliado en este 2016 y el año siguiente no será la excepción. El tener claro lo que estoy haciendo hoy y lo que quiero hacer mañana me ayuda a no perder el hilo. Adicional, claro está, a la fuerza de voluntad para realizar las cosas.

-Una alcancía. Adopté este año la idea de guardar moneditas de $10 pesos en una alcancía y sorpresivamente la alcancía está más del 80% llena, lo cual es un logro hasta para mí. Decidí que para gastos pequeños o simplemente darme un gusto, tengo que crearme una buena cultura del ahorro. Y sí, nunca es tarde para empezar.

-Colores y cuadernos. Tenerlos siempre a la mano para que no se me vaya ningún momento de inspiración, y los colores pues simplemente para alegrar un poco mis días.

-Terapia. Llevo meses y tal vez años tirando en saco roto el ser constante en alguna terapia o grupo de apoyo. Es algo que debo proponerme y sobre todo cumplirlo; con lo bien que me hace platicar sobre lo que me preocupa con los demás, quizá mi mayor miedo sea volverme dependiente a la terapia, lo cual espero no suceda.

                Adicional a esto, necesito hacer la limpieza general de mi cuarto para quitar lo que no necesite o no utilice y dar espacio a lo demás. Siempre me ha gustado saber qué se siente viajar ligero y no sólo en la parte de las cosas físicas, sino en la parte emocional.


                ¿Alguna otra cosa que me haya faltado o que te ayude a ti a no perder de vista tus metas?

                Aprovecho para agradecer el escucharme durante este 2016 y que el próximo año venga lleno de buena vibra!!!


jueves, 3 de noviembre de 2016

Proyecto 29: 3 de noviembre de 2016

El pasado 18 de octubre me convertí en tío. Mi hermana dio a luz a una preciosa niña y el sentimiento de cargarla por primera vez es indescriptible: quien diga que el amor a primera vista no existe, es porque nunca ha cargado a un bebé en brazos (bueno, no es para tanto pero sí se siente increíble).

De ahí el 21 de octubre festejé el cumpleaños de mi novio: tenía casi cuatro años sin festejarle el cumpleaños a un novio. Confieso que había perdido un poco el cómo hacerlo pero fue un fin de semana muy padre que disfruté muchísimo.

Algo chistoso que me ha pasado en estas últimas semanas es que ya cada vez más gente me dice 'señor': en el súper, en el transporte público; en fin, creo que debo comenzar a hacerme a la idea de que me digan señor en lugar de joven. Que confieso tampoco es algo que me de pánico o me haga salir corriendo de donde esté, hasta me gusta que al menos ya no me confundan por adolescente, je.

El año 2016 está por terminar y en esta ocasión mi vida dio giros inesperados y afortunadamente todo ha sido para bien, esperando que el próximo año todo se mantenga igual y llegue a las 30 de la mejor manera. Prometo escribir más seguido, una de las razones por las que no le doy continuidad a las cosas.

martes, 11 de octubre de 2016

Proyecto 29: 11 de octubre de 2016

Cuando uno tiene 'uno de esos días' en lo que todo parece conspirar en tu contra y todos los planes que tenías se van abajo, ¿qué es lo que te motiva, lo que te hace aguantar los días malos y verlos con filosofía?
     Hace algunos años (para ser exactos, a principios de mis veintes) me hubiera resultado de lo más sencillo mandar todo, todo, TODO al carajo. Qué sucede ahora: a mis casi treinta he aprendido a no ser tan visceral; por más sensaciones que tenga ya le echo un poquito más de cabeza a las cosas que pienso, digo y hago. Eso me ha traído cosas muy buenas y me pongo a pensar: "si tan sólo hubiera sabido eso hace algunos años", pero para eso estamos aquí, para aprender, caernos y levantarnos.
     El día de hoy tengo una motivación muy fuerte que me hace seguir adelante y enfrentar las adversidades: el amor. Y hablo de amor en general: amor a mí mismo, a mi ciudad, a mi lugar de trabajo, a mis amigos, a mi familia, a mi novio. Ahora es que me doy cuenta de lo poderoso que resulta el querer algo, cuidarlo, mantenerlo y sobre todo, que ese algo aporte valor a tus acciones y pensamientos; también soy de la idea que el amor que das es el que recibes, y que la paciencia tiene sus recompensas.
     A ti, ¿qué te motiva a salir adelante en las adversidades? Espero este diario no resulte aburrido, prometo hablar de cosas más interesantes, ja.

domingo, 2 de octubre de 2016

Proyecto 29: 2 de octubre de 2016

Oficialmente termina el fin de semana de mi cumpleaños: desde el jueves me tuvieron bien festejado y todavía más consentido. Mucho pastel, mucha comida y mucho cariño de la gente que más estimo.
     De igual manera comienzo estos 29 años con una oportunidad importante que necesito analizar: algo de esta edad es que ya uno no se deja llevar por emociones, que (al menos en mi caso) le echo un poco más de cabeza a las decisiones que me acompañarán durante un buen tiempo.
     La siguiente semana me voy de viaje a Chiapas con mi novio: es nuestro primer viaje juntos fuera de la ciudad y eso me tiene un poco nervioso, pero espero que todo salga muy bien. Ahora no queda más que disfrutar todas las oportunidades que la vida nos brinda para no caer en el aburrimiento.
     Espero esta semana se resuelva esa situación y que sea lo que tenga que ser. Continuamos con el diario y espero tener noticias pronto.

martes, 27 de septiembre de 2016

Proyecto 29 (2016)

Hola, ya tenía más de dos años que no publicaba nada en este blog. De entrada un jalón de orejas por no hacerlo: no recordaba lo gratificante y el alivio que me daba el escribir. Pues vaya que han pasado muchas cosas: entre las más importantes diría que AL FIN tengo coche propio, cambié de trabajo, estoy a un mes de convertirme en tío por primera vez y por azares del destino estamos mi hermano y yo viviendo en la casa. Bien dicen que nada está escrito en la vida y de verdad nunca imaginé estar donde estoy ahorita; después de los altibajos volteo a ver lo que ha pasado y me siento muy satisfecho.
     Sólo espero que este viaje dure por mucho más tiempo y poder compartir y seguir aprendiendo de todas las experiencias. Pero bueno, a lo que nos truje: escribo y les presento mi proyecto particular llamado "Proyecto 29". ¿En qué consiste? Simple:
     Ir detallando todos los aspectos de mi paso a la tercera década (o al tercer piso, como guste llamarle) desde mi particular situación (un hombre gay VIH+ viviendo en la CDMX). Sobre todo, será interesante darme cuenta de todo lo que ha vivido e irme preparando para esa famosa y mitológica crisis de los 30. La idea era hacerlo en video, pero como soy cero fotogénico, pues estará complicado.
     Así que procuraré escribir lo más seguido que se pueda e ir detallando cómo ha cambiado mi visión del mundo ahora que paso de los -tes a los -tas. Qué miedo.
     Esperen detalles pronto y, por el momento, prepararme para comenzar la 29a temporada de esta aventura llamada vida. Los quiero!